Diseño web responsive: adapta tu página a todas las pantallas

La Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación, AIMC, ha publicado recientemente los datos de su estudio anual Navegantes en la Red. Incluye muchos datos interesantes, pero uno de los que más llaman la atención es que el 91,5 % de la población afirma que el móvil es su dispositivo preferido para navegar por Internet. Por eso, es muy importante que todas las páginas que existen en Internet se adapten a esta realidad. Por eso, en las siguientes líneas te vamos a mostrar qué es el diseño web responsive y cómo puedes aplicarlo. 

 

¿Qué es el diseño web responsive?

El diseño responsive es el que consigue adaptarse a los diferentes tamaños de pantallas desde un mismo sitio web. Se consigue que detecte de forma automática el tamaño en cuestión y que todos los elementos se adecuen a sus características, las imágenes, la letras o los menús, entre otros. De esta forma, se logra ofrecer a los usuarios la mejor experiencia que sea posible. 

Hay que tener claro que un diseño responsive no es aquel que se diseña para los móviles, sino el que se adapta a cualquier dispositivo, desde un ordenador de sobremesa con un monitor de gran tamaño hasta un teléfono con una pantalla muy pequeña. Las web para móviles se diseñan desde cero, aparte de la principal, y es solo para dispositivos móviles. Pero esta última opción resulta poco práctica, porque al final se duplican los sitios en Internet y por ende el trabajo.

Además, debes tener en cuenta que hace años Google modificó su algoritmo para castigar a las webs que no estuvieran adaptadas a los dispositivos móviles. De esta forma, si tu web no es responsive, posicionarás peor y perderás tráfico orgánico. 

No se puede pasar por alto el buen efecto que tendrá en quienes visiten tu web desde el móvil el hecho de que comprueben que se puede navegar con todas las ventajas. De lo contrario, podría dar la sensación de que vives anclado en el pasado o de que no te preocupas por su experiencia de usuario. 

También hay que tener claro que una página responsive convierte mejor, es decir, transforma a quien visita tu web primero en un contacto y luego en un cliente. Una de las razones es porque para ellos es más sencillo encontrar lo que están buscando.

 

¿Qué factores hay que tener en cuenta sobre el diseño web responsive?

El diseño web responsive tiene en cuenta una serie de factores y todos ellos tienen un mismo objetivo: lograr una página que se adapte a la perfección a los distintos tamaños de pantalla. Estos son los principales:

Tipografías. El tamaño de la letra no puede ser el mismo para cada pantalla. Si se adapta al ordenador, en un móvil será demasiado pequeña, y si es al contrario, en la pantalla del ordenador habrá que hacer zoom para leerla. Por eso, es una característica que debe adaptarse en el diseño al tamaño de cada pantalla y es bueno no incluir columnas con un ancho determinado para mejorar el aspecto.

  • Elementos visuales. Tanto las imágenes como los vídeos se deben adaptar de manera proporcional a cada pantalla, para que su visionado resulte cómodo. 

  • Horizontal o vertical. Los usuarios de móviles utilizan mayoritariamente la pantalla en vertical, pero el contenido debe adaptarse también a un uso horizontal. 

  • Usabilidad. La web debe ser fácil de utilizar tanto para quienes lo hacen de forma táctil desde un dispositivo móvil como para quienes usan un ratón desde un ordenador. Es algo que se debe valorar al diseñar la página y adaptar sus botones o menús a cualquier pantalla. 

  • Carga. El tiempo de carga de la web es una de las cuestiones que más influye en su éxito. Una página que tarde en cargarse invita a irse. Por eso, al diseñar una web es fundamental optimizar en la medida de lo posible ese tiempo.

 

Está claro que el diseño web responsive no es una opción. ¿Quieres contar con un sitio en Internet accesible desde todos los dispositivos? Entonces, contacta con nuestro equipo y te ayudaremos a conseguirlo.

Comments

Leave your comment...